lunes, 2 de febrero de 2009

De mal en peor (I)




Las Navidades, el mal tiempo y mi mala salud de hierro me han tenido en casa más de lo habitual los dos últimos meses. Además del habitual régimen televisivo de fútbol y series made in USA, servidor ha dedicado tiempo a ver películas de los dos últimos años, lo que le ha reafirmado en su creencia de que el cine, a diferencia de la televisión, va de mal en peor. Y no, no me refiero a los Goya. Ahí va la primera entrega de un somero repaso a lo visto:


- '300': La palabra horror no hace justicia a este engendro filogay, estúpido, absurdo, pretencioso y, lo peor, aburrido. "Es que es un cómic", dicen algunos; no, es un insulto a la inteligencia y al cómic. El asunto estético del cine pintarrajeado ya cansa, pero lo peor es el rollo 'macho man' de los presuntos espartanos.


- 'The shooter' (El tirador): Una de acción con Mark Wahlberg al frente. Planteamiento interesante -intento de magnicidio- pero previsible que se va al traste por culpa de un guión apresurado. Grandes actores como Danny Glover, Elias Koteas o Ned Beatty aún deben preguntarse qué diablos hacían por allí.


- 'La jungla 4.0': No hay nada mejor en el mundo para una tarde de sofá que seguir las andanzas del gran John McClane, no me extraña que en EEUU lo quisieran de presidente. La cuarta entrega de la serie 'Die hard' ('Jungla de cristal', vaya chorrada) es una trepidante montaña rusa de fantástico cine de acción, con las consabidas notas de autoironía que tan bien sabe imprimir Bruce Willis.


- 'Shrek tercero': Hay chistes que se agotan paulatinamente. Éste en concreto tuvo mucha gracia en su primera entrega, bastante menos en la segunda y, en la tercera, pues... muy poquita, la verdad. Quizás siga funcionando para los niños, no lo sé, pero la inspiración se ha esfumado desde una perspectiva adulta.


- 'Ocean's thirteen': Otra tercera parte, hay que ver cuánta imgainación tiene Hollywood. En fin, después del truño indescriptible que fue la segunda de la serie, ésta remonta el vuelo y demuestra que, esta vez sí, alguien se tomó la molestia de escribir un guión. Divertida, vale, pero la veta se agotó. De la película, lo único que no me gusta es ver a la antaño magnética y peligrosa Ellen Barkin convertida en un muñeco de pruebas para los cirujanos plásticos.




Vídeo del día: 'Dragostea din tei', ESTANISLAU VERDET


4 comentarios:

touching the balls dijo...

Que bueno lo de John McClane for president. Lo de los espartanos es para mongolos.

Nicodemo dijo...

Lo mejor de 300 las escenas de sexo de/con la espartana

ausente dijo...

Lo que dices de 300 podría aplicarse a muchas películas de acción actuales. Y las de Ocean's me parecen también todas iguales.

Anónimo dijo...

Tremenda la canción, por cierto.