lunes, 19 de julio de 2010

Enciclopedia viviente



He aquí un nuevo capítulo de 'Jóvenes promesas de la música visitan la Ciudad Condal'. El protagonista de hoy atiende por Solomon Burke, lo que, me temo, a la mayoría de lectores no les dirá mucho. En cambio, si les aviso de que es el autor e intérprete original de esta canción, igual ya saben por dónde van los tiros. Sí, la misma que grabaron en su momento los Rolling Stones, Wilson Pickett o los Blues Brothers

Nuestro hombre lleva cinco décadas dando guerra en el show business y ha tocado buena parte de los palos de la música negra: soul, blues, gospel, rock and roll, rhythm & blues... Por eso, su concierto en Apolo era una buena oportunidad de darse un baño de negritud musical.

De hecho, fue como sumergirse en una enciclopedia de esos sonidos, porque Burke no se limitó a desgranar sus viejas canciones y alguna de su reciente álbum 'Nothing's impossible', sino que recuperó alguna versión con la que triunfó años ha ('Proud Mary', de Creedence Clearwater Revival y popularizada por Ike & Tina Turner) e interpretó otras, como 'Sittin' on the dock of the bay' (Otis Redding), 'Georgia on my mind' (Ray Charles) o varias que he olvidado tras la resaca del día siguiente.

A todo esto, el señor Burke canta sentado en una especie de trono a causa de su problemas de salud y de su peso, que debe andar por 150 o 160 kilos. Y no exagero. Con las luces en penumbra le acercan su silla de ruedas al sillón mientras las dos violinistas tapan la operación, al igual que en la retirada. Y si les parece curioso que lleve dos violinistas -una de ellas, por cierto, de toma pan y moja-, su banda incluye además dos coristas -hijas suyas-, dos teclistas, guitarra, bajo, percusión y batería. Sí, mucha gente, además de los enfermeros o fisioterapeutas que cuidan al jefe. Toda una troupe de gira.

Además de dedicarse a regalar rosas y collares a las primeras filas -no a servidor-, Burke cantó como la leyenda que es y demostró estar en excelente forma vocal. En cambio, a causa de su limitaciones físicas, su hija le iba quitando la corbata, desabrochando la camisa o secándole la frente. Mientras él cantaba tremendamente, además. Show must go on.

Vídeo del día: Cry to me, SOLOMON BURKE

1 comentario:

ausente dijo...

I need you you you, i need you you you