jueves, 21 de febrero de 2008

Una intifada avant la lettre



Hace ya semanas que acabé 'Un día de cólera', de Arturo Pérez Reverte, pero entre una cosa y otra no me había dado por plasmar su lectura en el blog. En fin, con la literatura del cartagenero pasa como con el juego de Guti: no deja a nadie indiferente. A mí, ya que me preguntan, me agradan sobremanera sus novelas, pese a que unas son manifiestamente superiores a otras.


Y, dentro del pérezrevertismo, siento debilidad por sus historias de época. Sí, amigos, el mundo de los húsares y lanceros ejerce sobre mí una subyugante fascinación desde tiempo inmemorial. Bien, pues el relato del ex reportero sobre el levantamiento del 2 de mayo de 1808 contra los franceses en Madrid me colma de motivos de satisfacción en esta afición mía por sables y polainas.


No conozco personalmente al autor y he escuchado opiniones encontradas sobre su catadura por parte de gente que trabajó con él. Así que paso de virtudes y defectos, porque lo que me tiene entregado es la capacidad de este hombre para explicar cómo se lavó ayer los dientes después de almorzar y que suene interesante. 'Un día de cólera' además, es un libro-documento, elaborado a partir de testimonios de la época, en el que el novelista aplica su oficio para empastar la acción.


Una crónica novelada aunque repleta de rigor periodístico. Datos, cifras, recuentos... si algo trabaja bien el autor de la serie sobre Alatriste es la documentación. Cosiendo por aquí e hilando por allá, con la maña propia del que sabe y además le gusta, a uno le parece estar aquel día de primavera por las calles del viejo Madrid con el alma en vilo por si al doblar una esquina aparece un pelotón de coraceros del Emperador.


Como si fuera el equivalente decimonónico de la intifada palestina, APR no se corta a la hora de describir los ríos de sangre que correron aquel día, producto deun enfrentamiento desigual entre gente del pueblo llano, armada con tijeras, navajas y macetas, frente al mejor ejército de su siglo. Aprensivos, abstenerse.


Tras esta macedonia de entusiasmo, sólo aventurar este pero: el que no conozca bien la Villa y Corte va a ir un poco perdido, porque las referencias a calles, plazas, atajos y edificios son extenuantes. El libro incluye un bonito mapa de la época, pero no sé si estaría yo dispuesto a devorar un libro similar si estuviera ambientado en una ciudad que no conozco en absoluto (La Coruña, por ejemplo) por mucho plano que tuviera a mi vera.


Tema del día: 'Beetlebum', BLUR


PD: Por cierto, tan recomendable como la novela es esta entrevista de Jacinto Antón a APR que apareció en 'Babelia'.

2 comentarios:

touching the balls dijo...

avant la lettre... voulez vous coucher avec moi ce soir, sobrevaloré?

Anónimo dijo...

Lo siento, eh, lo siento... pero no puedo con el arturito