jueves, 5 de junio de 2008

Noche de agua




Y llegamos a la tercera y última jornada del PS 08. Vale, el domingo había también actos colaterales en la sala Apolo y en un parque barcelonés, pero oigan, que hoy es jueves y aún estoy agotado. Hice acto de presencia sobre las 19.30, hora a la que empezaban a actuar Fanfarlo, un entretenido grupo de pop con buenas melodías, pero con un directo muy normalito. Añádase mi cansancio y que, glups, empezaba a chispear.


Cervecita, compra de camiseta, merienda -regalaban una especie de donuts que entraban muy bien-, stands varios y reposo en una grada esperando a los amiguetes y viendo a Buffalo Tom. Rock americano de los primeros 90 sin mucha convicción -por su parte y la mía- que no me han dejado mucho poso. Ah, me olvidaba, en el paseíto previo pude disfrutar la última canción de Okkervil River, que me pareció estupenda, con ese folk rock made in USA tan desbocado. Nombre a seguir.


Con el tridente al completo, nos acercamos a ver a Rufus Wainwright. Solo, alternando piano y guitarra, en el escenario más grande del certamen, ante miles de personas muchas de las cuales no sentían más que un poco de curiosidad, y va el tío y lo borda. Parte de su actuación la vimos sentados, dando buena cuenta del bocadillo, pero ni por ésas parecía menos brillante su interpretación. Eso sí, gracias a nuestro ojo clínico, nos perdimos medio 'Hallelujah' por ir al baño cuando habíamos tenido todo el concierto para hacerlo.


El mismo 'Hallelujah', el de Leonard Cohen, sonó un ahora después muy distinto a manos de Enrique Morente y los Lagartija Nick, que han vuelto a los escenarios con su legendario disco de 1996, 'Omega'. Arropado por un conjunto flamenco de categoría, incluido su hijo, el maestro granadino se sobrepuso a un sonido vacilante en los primeros temas para acabar erizándonos la piel a los presentes. El segundo gran momento del festival.


Enjugadas las lágrimas, y comprobado desde la lejanía que Dinosaur Jr. son un coñazo supino, bajamos las famosas escaleras en plan turista y nos topamos con un DJ que no conocíamos, Aklan Braxe, que nos devolvió la energía durante un ratito. Hasta que, sobre la 1, llegó la hora de desandar lo andado, y enfrentarnos a uno de mis momentos más deseados, Tindersticks.


Reinventando su pop melodramático y alejándose del riesgo de autoparodia, Stuart Staples y compañía clavaron un concierto emocionante y excepcional, con su nuevo disco casi al completo y apenas un par de rescates clásicos, como 'Her' o 'Travelling light'. Encima, no éramos demasiados y se podía estar bastante cómodo disfrutando sin los habituales pesados de un sonido adulto y delicado. Grandes.


A continuación viene una pequeña laguna en mis recuerdos, la verdad. Repaso el cartel y no caigo en qué diablos estuvimos viendo, así que imagino que nos dedicamos a andar sin rumbo fijo, beber, ir al baño, etc. hasta que a las 3.30 acudimos a ver el Dj set de Simian Mobile Disco, que tuvieron que cancelar su actuación en formato banda. Y ahora viene lo bueno.


En un momento dado, debían ser las 4 o así, empezó a caer el diluvio universal. Pero a lo grande, nada de cuatro gotas. Nos guarecimos unos minutos bajo unos árboles, pero estábamos igualmente empapados y aquello no parecía remitir. From lost to the river, nos dijimos, y nos fuimos a otro escenario del que nos llegaba el eco de la música. Apenas duró la danza dos minutos, porque el DJ que oficiaba recogió los bártulos ante la que caía.


Sólo cabía la retirada a la pérgola, único espacio cubierto del recinto festivalero. Por el camino tuvo lugar uno de esos momentos inolvidables, con el tridente y otros zumbados saltando en los charcos como niños mientras entonábamos a voz en grito el tema central de 'Cantando bajo la lluvia'. En fin...


En el único escenario que quedaba pinchaba el dúo germano Tiefschwarz, así que allí estuvimos todos los integrantes de la masa empapada dando botes hasta que aquello se dio por finiquitado y nos fuimos en caravana -las 6 de la mañana, casi- al metro. Chorreando, pero felices. Enseñanza del día: no compren un chubasquero en los chinos por 0,60. Viene a ser una bolsa de basura con agujeros en lugar de mangas y no sirve para nada.


Tema + vídeo del día: 'Dying slowly', TINDERSTICKS

3 comentarios:

xyz dijo...

Aleluyaaaaaaaaaaaa,,,,,,

Que cabron tu y el tridente. Rufus, morente, tindersticks y encima hacer el capullo pisando charcos

Raquel dijo...

Enhorabuena, afortunados seaís.
Envidia pura.
Enhorabuena por haber ido al primavera. Lástima que ande cansada.
Buen encuentro tu blog. Lástima que no comparta tus opiniones sobre Llamazares, el resto un 10.

Sobrevalorado dijo...

Muchas gracias, Raquel. Vuelva cuando quiera.