martes, 9 de diciembre de 2008

Este arroz sabe pasado





Dos eventos bien distintos me dejaron la semana pasada la misma sensación: la de un plato recalentado que no sabe como sabía antes, la de un arroz al que se le ha pasado el punto de cocción. Primero fue un grupo relativamente nuevo, el Grupo de Expertos Solynieve, también conocidos como la Cultural Solynieve, y que realmente han trascendido por ser el grupo paralelo de J, el cantante de Los Planetas.


Los Solynieve juegan a pergeñar un sonido a medio camino entre, por una parte, los aires mediterráneos y sureños que envuelven cosas tan dispares como muchos discos de Serrat o la última etapa de Sr. Chinarro, y por otra, el country rock de aires setenteros de Gram Parsons. Música luminosa marcada por la calidez de la guitarra acústica con coros y estribillos inequívocamente andaluces.


Bien, lo visto y oído el sábado 29 en Apolo guardó ciertas (grandes) distancias con lo arriba descrito. Cierta sensación cansina, de dejà vu, de apelmazamiento y de falta, si no de intensidad, sí de emotividad. De hecho, en más de un momento me pareció estar ante una franquicia de Los Planetas dando vida a un repertorio de caras b que no era malo en sí mismo pero que era más propio de unos imitadores de los intérpretes de 'David y Claudia'.


A quien yo quería ver de verdad aquella noche era a Triángulo de Amor Bizarro, pero un bar en el que te sirves directamente la cerveza del barril es mi perdición. Sí, llegué tarde.


Paso a continuación a resumirles otro bolo al que tuve el privilegio de asistir la semana pasada. Miqui Puig presentaba su tercer álbum en solitario, 'Impar', también en Apolo. Sí, hay veces que pienso en dormir allí y todo. Anyway, un pinchazo de público un jueves y con más de la mitad de la gente entrando por la patilla no auguraban un gran éxito. Supongo que hubo personas que lo encontrarían fantástico, pero servidor se aburrió sobremanera.


El rollo que lleva el amigo Puig empieza a cansarme después de casi 20 años de haber seguido sus pasos musicales. Los Sencillos fueron bastante buenos, con sus altibajos, y 'Casualidades', su primer disco a su nombre, contiene alguna joya pop de muchos quilates. No obstante, el personaje al que da vida sobre el escenario, esas letras recurrentes sobre bufandas, cafés, morenas de pelo corto, ese halo de nostalgia permanente que impregna los textos, y el batiburrillo mal digerido de (muchas) influencias musicales me fatigan.


En cierto sentido, me recuerda a Loquillo, otro caso en que el personaje -impostado o real- prevalece sobre el artista. En cuanto al concierto, banda solvente, pero el sonido que persigue el señor Puig -ahora soul, ahora ruido de guitarras, ahora dream pop, ahora sonidos sintéticos- me resulta un mazacote de difícil digestión. La guinda, el pijihop del vocalista de Facto Delafé y las Flores Azules, que amenizó -es un decir- uno de los nuevos temas.


Había dicho que no volvía a ver a Miqui Puig en un escenario. Entre que no tengo palabra y que entré sin pagar, me comí mis palabras. Pero una y no más, Santo Tomás.


Vídeo del día: 'La Reina de Inglaterra', GRUPO DE EXPERTOS SOLYNIEVE

4 comentarios:

el barón rampante dijo...

Jó. A mí las morenas, y más las de pelo corto, ¿qué diría? Me pierden. Pero, el arroz, los arroces, más bien, ya no se me pasan.¡Por fin controlo!

Anónimo dijo...

Miqui Puig se merece un montón de cosas malas por culpa del Factor X de los cojones

Amanda dijo...

Miqui Puig y SolyNieve me dan bastante igual, la verdad, pero ...

Leerle me pone muy contenta!

hostiamor dijo...

Eeeeh, dónde está el uno por uno para el clásico?
No estará el ordenador o usted con virus o se habrá ido de vacaciones?
Este año la plantilla blanca es tan corta que la liquidará rapidito.