lunes, 25 de mayo de 2009

Tropecé de nuevo con la misma piedra



Como más sabe el diablo por viejo que por diablo, nada más llegar al Sant Jordi Club, la sala anexa al recinto deportivo, pronostiqué: "Éste no sale a actuar". Lo desangelado del lugar, enorme, con apenas 200 personas me hizo verlo claro. Marc Almond, si es que en ese momento estaba en Barcelona -que tengo mis dudas al respecto- no iba a cantar por mucho festival gay que le montaran.


Ya desde el primer momento, el llamado Liberty Festival apuntaba a desastre. Desde el emplazamiento a la confección del cartel, aquello hacía aguas por todos lados. Otra cosa, más disuctible si quieren, es montar un sarao contra la homofobia y hacerlo lo más maricón posible, sin repercusión ninguna fuera del gueto gay. ¿A quién sensibilizas? ¿Al de las plataformas y el rímel?


En fin, la acreditación de prensa me libró de pasar por caja, al igual que, imagino, la casi totalidad de los asistentes. En esa tesitura, llegué un poco antes de la hora prevista para el señor Almond. En cambio, aún era sólo el arranque de la involuntariamente cómica actuación de Pedro Marín, de la que no sé ni por donde empezar.


Y yo que pensaba que un amigo mío es el peor cantante del mundo... Pues no, hay un tío aún peor; y graba discos y todo. Entre el tecnopetarda de plexiglás y el glam rock, el autor de 'Aire' -que no interpretó, qué cosas- perpetró sendas versiones de T. Rex y David Bowie por las que debería cumplir condena. Las pintas tanto de cantante como de banda eran de aúpa, pero bajo el disfraz de no sé qué que llevaba, pude distinguir que la bajista es la del Conjunto Eléctrico que acompaña habitualmente a Miqui Puig. Pobrecilla.


Y nada, a trincar condones gratis, a beber cerveza y a departir con A. y N., fieles lectoras del blog, que se unieron a X. et moi en la espera por Almond. Al rato, una voz anunció a Pastora, el nombre fuerte del cartel con la excepción del huidizo ex Soft Cell. Y salieron los vástagos de Pau Riba con otra actriz metida a cantante y ofrecieron un conciertito así mono, modernete, sin estridencias, de diseño... muy barcelonés, vamos.


Pastora no son malos. Ni buenos. Son música para la gente que no escucha música, que no quiere que la mareen, ni tener que esforzarse. ni exige demasiado. Algo resultón, que se pueda bailar y todo. En ese género, la nadería, Pastora se defienden y hasta podrían copar la radiofórmula al estilo Amaral.


Y me fui a casa -bueno, a un bar- tarareando aquello de 'tropecé de nuevo con la misma piedra' ya que es el segundo plantón que me da Marc Almond. Se salva de una buena porque me fío muy poco de la organización del tinglado este -salió una loca a decir que el cantante no había querido aguantar el retraso y se había ido, probablemente, a la sauna Casanova- y porque cuando le he visto actuar ha sido emocionante. Pero me empieza a mosquear ya el tipo.


Vídeo del día: 'Pluma pluma gay', LOS MORANCOS


PD: Estos tampoco actuaron. Ojalá.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo estaba y te aseguro que marc estaba( firmo 2 vinilos) y por lo demás creo que eres muy despectivo y muy poco respetuoso con los artistas que alli actuaron... ya lo dice fangoria "criticar por cirticar"...

Nicodemo dijo...

Yo cuando lo pasaba bien era cuando íbamos Al-Mond...

Sobrevalorado dijo...

@ Anónimo: Bien, quizás sepas explicar por qué no salió a actuar Marc. En cuanto a despectivo y poco respetuoso, a mí me parece que Pedro Marín sí falta al respeto a la gente al subirse a un escenario. Por lo que respecta a Pastora, me parecen muy profesionales dentro de la intrascendencia artística.

En cuanto a citas, yo tengo otra: ¿A quién le importa lo que yo diga?

xyz dijo...

A mí lo que me parece falta de respeto es lo que se le hizo a la gente que pagó para ver a Marc Almond y se quedó a dos velas. Porque en una de esas no te devuelven el dinero

N., fiel seguidora de este blog dijo...

Contestando a "xyz", juraría que allí nadie pagó, la verdad....