lunes, 3 de diciembre de 2007

Las bondades del Estado Islámico



Cantaba la Demencia estudiantil que "España mañana será musulmana". No sé si mis ojos lo verán, pero algo bueno tendría, y es que el día festivo sería festivo. O sea, no habría distracciones que alejasen a uno de Alá. Como un concierto de rock, por ejemplo. Este desvarío obedece a que ayer domingo pasé una velada de guitarras muy amena, pero claro, hoy lunes estoy muerto.


En fin, anoche asistí en la sala Apolo al concierto de Black Rebel Motorcycle Club, a partir de ahora BRMC. Vaya nombrecito, sí, y ya que lo preguntan, les informo de que así se llamaba la banda de moteros que comandaba Marlon Brando en 'Salvaje'. Tres cuartos de entrada y un público rockero más bien adulto adicto a los guitarrazos.


Me perdí al telonero, así que no me pregunten. Es lo que tiene ir solo, que apuras el horario al máximo. De lo contrario, haces lo mismo que harás luego, pero más veces: ir a la barra. Como esto no es un programa de confesiones, no les digo los viajes que hice, pero vamos, acabé haciendo unos amigos de lo más variopinto.


Que me disperso... vamos al lío. BRMC empezaron sus días como banda siendo un cuarteto, pero uno de sus integrantes tomó las de Villadiego y se han quedado en trío. Temía yo que su aleación de rock oscuro y blues estrangulado perdiera fuerza, pero no fue así. Guitarra, bajo y batería fueron suficientes para armar una barahúnda sónica considerable y muy bien engrasada. ¿Como The Jesus and Mary Chain? Parecido.


La primera parte del concierto resultó arrasadora, con guitarras saturadas -en algún caso, sin bajo- y un sonido perfecto, el mejor escuchado nunca par moi en esa sala. Mención especial al técnico que manejaba la mesa, un Hemingway barrigudo que me regaló el setlist al final del bolo. Además, como BRMC tocan para miles de personas en otros lares, llevan hasta un técnico de guitarras en la platea al lado del escenario que les va cambiando los instrumentos.


El juego de luces, resultón y efectista, también se reveló de lo más apropiado. En esto llegó la fase central del show, en la que repasaron su faceta más bluesy, con canciones en solitario de acústica y armónica. Los temas de 'Howl', su tercer y penúltimo álbum, ocuparon básicamente este tramo. ¿Como Johnny Cash? Hombre, aproximado.


Y lo que iba para sobresaliente se estropeó algo en la recta final. Demasiadas canciones, y alguna realmente innecesaria, sobre todo un par de aproximaciones a Led Zeppelin a las que sólo les faltó un solo de batería para ingresar en el museo de los horrores. Con bises y todo, nos fuimos a dos horas de concierto. Notable, pues. Eso sí, cuando arremetían con ss mejores temas brotaban chispas. ¿Como MC5? Mmmm... similar.


Cuando escribo esto, faltan dos horas para otro concierto. Arranca hoy, también en Apolo, el Primavera Club, festival por entregas bajo techo. Hoy: los madrileños Jet Lag y los canadienses The New Pornographers. Hala, más madera.


Tema del día: 'Whatever happened to my rock'n'roll (Punk song)', BRMC

4 comentarios:

hostiamor dijo...

Respecto a la encuesta del cine, creo que votar a Waterworld sería como un penalty con expulsión. Demasiado castigo. Bastante es que un creador se arruine con su película (u ópera como en el caso de J.M Cano) como para encima votarle.

Supongo que seremos varios los futboleros que echamos de menos desde hace tiempo alguna mención futbolística. Busque en su interior su lado oscuro del purito y la copita de Veterano.

profano dijo...

hostia... amor.... No seas ingenuo, como va un culé sobrevalorado a hacer crítica futbolística después del aluvión blanquiazul de la primera parte. Será autoflagelación..., y para eso ya estarán los conciertos de esta semana...

profano dijo...

... perdón hostiamor, hablaba de la segunda... en la primera sólo vía a Messi.

Sobrevalorado dijo...

El fútbol está al caer