jueves, 27 de marzo de 2008

Tranches de vie



Sigo con los deberes atrasados. Ayer vi por fin 'La soledad' y resulta toda una experiencia. Para empezar, uno sabe más o menos de qué va la cosa y se encuentra en el Casablanca a dos señoras de más de 80 años esperando para entrar. Bien por su espíritu indómito, pero pensé para mis adentros que venían atraídas por el tema de los Goya y que durarían 10 minutos. Pues no, la peli dura dos horas -su talón de Aquiles- y al acabar, allí estaban las dos damas como unas campeonas.


Y tiene mérito. 'No es que 'La soledad' sea anarrativa, pero elude el discurso habitual del cine más corriente. En buena parte del metraje, no pasa nada. O sí. En la vida real, si estás un cuarto de hora de charla con los amigos, ¿pasa algo? ¿no? El film traza un retrato de dos mujeres, una joven y una mayor, y sus respectivas y diferentes soledades, a base de mostrar retazos de vida -tranches de vie- tan abrumadoramente simples que escapan de la pantalla.


Buena culpa de esta sensación de no ver una ficción sino de haber entrado en casa de alguien a escondidas la tiene el trabajo de los actores y, sobre todo, actrices. Lo siento, pero hacer de disminuído, de asesino sádico o de exaltado está al alcance de cualquiera que se considere actor. La prueba de fuego es representar la normalidad, y ser creíble además. Algo que borda el reparto de 'La soledad'.


En cuanto a la dirección, mucho se ha hablado de la pantalla partida que aparece en varias ocasiones para arrojar dos perspectivas de una misma secuencia. Hay uso pero no abuso, así que a favor. No es ninguna novedad, creo que en 'El estrangulador de Boston' (1968) ya se empleaba, y seguramente algún japonés o checo ignoto lo haya hecho antes.


Lo que fastidia un poco es el sonido. A la habitual mala calidad de la toma directa en el cine español hay que añadir las peculiaridades de esta cinta y su personal planificación, lo que, imagino, habrá dificultado horrores la colocación de la percha con el micro. O lo habrán hecho de otro modo, vayan a saber, pero al principio cuesta entender lo que dicen.


En fin, prueba superada para este bloguero y excelente película, aunque no vayan un día que tengan sueño o resaca. Igual por eso he tardado tanto en verla.


Tema del día: 'Mis muñecas', NOSOTRASH

5 comentarios:

Nicodemo dijo...

Consiguió usted el teléfono de las damas? Digo por si en alguna ocasión le apetece ir acompañado al cine...

Amanda dijo...

...dear sobrevalorado: celebro que le haya gustado La Soledad y comparto con usted la opinión sobre el trabajo de los actores en general y de las actrices en particular de esta película. Además, añado: el director y sus actrices demuestran que para ser actriz, y además buena, no hace falta estarlo, basta con ser una mujer. tampoco es necesario epatar a la cámara ni follar con el actor, generalmente un tarugo, por exigencias dle guión.

Anónimo dijo...

venga, todo sirve para un discurso feminista, lo digo por amanda.

A mi me gusta el cine como ficción, la vida real la intento ver en directo.

Muy buen tema del día.

Sobrevalorado dijo...

Querido Nicodemo, tiene usted una chispa.... a ver si le conozco un día en persona.

¿Reivindicación profesional, Amanda? ¿Un florero le ha quitado el papel de su vida? ¿Tiene el móvil del florero?

Amanda dijo...

¿Qué *x*jmpf*&% de discurso feminista ni qué gaitas?

Qué pa ser actor hay que actuar, no ser guapo. Ni feo. Punto.