jueves, 17 de abril de 2008

¿Qué tal homosexual?



Día de despedidas ayer miércoles. Mi cuate O. y yo mismo dijimos adiós para siempre a unos amigos que nos venían acompañando desde que tenemos uso de razón. En fin, que fuimos a Bikini a presenciar el último concierto de Siniestro Total de nuestras vidas, salvo error u omisión.


Nuestro ánimo no era el más indicado para una gran ocasión. Vamos, que nos lo olíamos. Encima, entramos en el local, cuya sala principal estaba atestada. Para hacer caja, los de Bikini abrieron la de al lado, separada por una barra y con visibilidad regular. Eso sí, en la pantalla de vídeo de ver el fútbol se ofrecía la actuación de ST filmada con una sola cámara.


Ante la abundancia de un público propio del Viña Rock, acceder a la barra para consumir se antojaba complicado. Pero la veteranía es un grado y lo conseguimos. Así pudimos constatar que una cerveza asquerosa en vaso de plástico cuesta 4,5 euros, todo un lujo.


Anyway, salió la banda con Julián Hernández y Javier Soto al mando, acompañados de bajo, batería y teclista-saxofonista y arrancóse con 'Cuenca minera'. A partir de ahí alternaron temas de sus últimos y muy prescindibles discos con viejos himnos como 'Vamos muy bien' -la de Obús- o 'Ay Dolores' con un sonido rhythm and blues muy negroide pero escasamente inspirado.


A la falta de punch hubo que sumar las peroratas de Julián, que tanta gracia nos hacían hace 20 años. Nosotros nos habremos hecho mayores y mása cínicos, pero él ha perdido ese 'algo' hilarante de hace un tiempo. En éstas íbamos apurando el tiempo hasta que en la recta final cayeron algunas viejas joyas tocadas con garbo.


'Cuánta puta y yo qué viejo', 'Sobre ti' -ésta no fue al final, vale- , 'Diga qué le debo' o 'Quiénes somos...' fueron nuestra única razón no ya de ser sino de estar. Y un 'Ayatollah' acelerado porque a las 11 tenían que despejar el escenario nos empujó a la calle.


En fin, 25 años de amistad que no dan para más. ST ha presentado un nuevo álbum en directo que recopila su trayectoria y ayer nos preguntábamos si era necesario y, sobre todo, si tiene sentido que sigan. Ellos seguramente piensan que sí y en ello están, pero nosotros nos apeamos aquí. Hala, suerte, chavales.


Tema + vídeo del día: 'Miña terra galega', SINIESTRO TOTAL



3 comentarios:

touching the balls dijo...

eres un descastado, chavalote

Nicodemo dijo...

Hombre, sobrevalorado, si algún día usted alquila una casa rural para montar una gran fiesta privada con litros de alcohol y decenas de mujeres, igual podría invitar a los gallegos a que hicieran un conciertillo, no?

Aunque, claro, a santo de qué vam usted a alquilar una casa rural...

Definitivamente: hasta siempre, ST!!!

hostiamor dijo...

Y yo que pensaba que las bebidas en can Barça eran un robo!
Al menos las suyas serán con alcohol.