miércoles, 1 de octubre de 2008

De asombroso, poco




Esperaba más de 'El asombroso viaje de Pomponio Flato', la última novela de Eduardo Mendoza. Mucho más. Si la trayectoria del barcelonés combina obras de marcado carácter literario, como 'La verdad sobre el caso Savolta' o 'La ciudad de los prodigios' con otras de tinte paródico como 'Sin noticias de Gurb' o 'El laberinto de las aceitunas', su último libro se adscribe al segundo apartado, pero ay...

La sensación de déjà vu no me la he quitado de encima a lo largo de la lectura. ¿Tiene gracia? Mmmmm... sí. ¿Está bien escrito? Sí. ¿Entretiene? Pssss.... sí. Lamentablemente -para mí- el conocer obras anteriores de Mendoza en las que manda su afilado sentido del humor ha provocado que me dejasen bastante frío las andanzas del tal Pomponio.

Que, por cierto, paso a describir someramente. El tipo es un filósofo romano que, en su periplo por Judea, se ve inmerso en un proceso por asesinato contra un carpintero llamdo José, casado con una tal María y padre de un pequeño Jesús. A partir de aquí, situaciones que hacen befa, mofa y escarnio de las tonterías tipo 'El código Da Vinci' y similares, pero que quedan a años luz de la burlesca precisión de Felipe Benítez Reyes y su 'Mercado de espejismos'.

Dicho lo cual, quien busque un entretenimiento sin más, pues ya tiene libro. Eso sí, quien ya conozca el registro más despendolado de Mendoza se quedará en más de lo mismo. Ustedes mismos.

Vídeo del día: 'Love plus one', HAIRCUT 100

6 comentarios:

hostiamor dijo...

Desde La aventura del tocador de señoras que no leo nada de Mendoza.
Estoy de acuerdo con usted en que el problema probablemente sea dónde se ha puesto el listón anteriormente.
El recuerdo de la hilarante cripta embrujada y las noticias de Gurb así como de la excepcional ciudad de los prodigios pesan mucho.

neus dijo...

Yo también leí "La aventura del tocador de señoras" y me pareció una auténtica tontería, en fin, muy decepcionante. Menos mal que me lo habían regalado, y no me había gastado yo dinero en semejante idiotez....

Amanda dijo...

El Pomponio de Mendoza es un bluff semejante al de La tortura de Darwin de Mayorga.

Son todos una banda...

Anónimo dijo...

Teatro, literatura... Pero qué broma es esta!!!

Amigo Sobrevalorado, déjese de temas profundos y alegre la embrutecida vida de sus más fieles lectores hablando de lo que realmente importa: futbol, música y tías...

Nicodemo

Sobrevalorado dijo...

Fiel Nicodemo, ¿cuándo he hablado yo de señoras en el blog? (A ver si me voy a tener que comer mis palabras)

Como me he perdido parte del mes de septiembre aún no me atrevo a juzgar el ¿nuevo? Barça, pero está la cosa al caer.

touching the balls dijo...

Para lo que hay que contar.....