martes, 14 de octubre de 2008

Presidente, presidente



Vuelve la aflicción a mi corazoncito. El pasado sábado, tras siete temporadas de las larguitas, acabé de ver 'El Ala Oeste' en AXN. Aunque las tres últimas tandas bajaron algo el listón, el poso que queda es el de una de las cuatro mejores series de la década junto a 'Los Soprano', 'A dos metros bajo terra' y 'Roma'. Y lo que se aprende sobre política estadounidense, señora.


Por si alguien no sabe de qué va la cosa, 'The West Wing' cuenta las andanzas de un presidente demócrata de EEUU (Martin Sheen) claramente inspirado en Bill Clinton durante los ocho años de su mandato. Bien, del presidente y de su equipo más próximo de colaboradores, el que ocupa precisamente la parte occidental de la Casa Blanca.


La combinación de thriller político con sutiles toques de comedia hizo que fuese todo un fenómeno en su país, y aquí lo habría sido si algún indocumentado de TVE que espero esté ya en la calle no hubiera confinado su emisión a horas extrañas y dispares. En fin, al final pudo seguirse por el canal AXN -cable y Digital +- y ya está la venta en DVD.


¿Qué la hacía tan buena? Unos guiones perfectos, con diálogos milimetrados, el dinámico estilo 'walk and talk' que le imprimió Aaron Sorkin y unos intérpretes sobresalientes en estado de gracia. Sorkin escribió en 1995 la comedieta 'The American President', en la que el presidente Michael Douglas se enamoraba de Annette Benning, y vio que ahí había tema. De hecho, en este film Martin Sheen encarnaba al vicepresidente, lo que debió de ser toda una premonición.


En principio, la serie debía centrarse en uno de los asesores del presidente, Sam Seaborn (Rob Lowe), pero la respuesta del público fue más favorable a la del personaje de Sheen y a otro miembro del staff, Josh Lyman (Bradley Whitford, prota también de 'Studio 60'), que le fueron comiendo terreno en los guiones provocando que la serie tomara un carácter absolutamente coral. Quizás por eso Lowe tomó las de Villadiego pensando que su carrera había remontado ya el bache de cierto escándalo sexual. Se pegó una buena con ese bodrio llamado 'Cinco hermanos', por cierto.


Como era una serie para el gran público y no para minorías, cierto toque happy sobrevuela las tramas, lo que ligado a que se trata de una Administración demócrata muy liberal -en su acepción USA- le valió el sobrenombre de 'The Left Wing'. No obstante, el tono de la ficticia presidencia de Bartlet no oculta paralelismos con problemas reales del muy real Bill Clinton. Así, la ocultación del affaire Lewinsky y el proceso legal siguiente se transmuta en una enfermedad (esclerosis múltiple) que el mandatario esconde al pueblo durante las elecciones y arrastra el consiguiente escándalo.


Pero hay casos en que la realidad imita a la ficción: En la serie, para ganar una votación por sorpresa, un grupo de parlamentarios pasa la noche previa oculto en un despacho del Congreso. Algo similar ocurrió en Londres poco después, cuando los conservadores forzaron una derrota del Gobierno laborista inspirándose en ese capítulo.


Y el que más llama la atención es el de un prometedor político negro que en 2004 sirvió de modelo para pergeñar el personaje del siguiente aspirante demócrata a la presidencia. La joven promesa era un tal Barack Obama, y las similitudes entre la actual contienda electoral y la que narra la última temporada son de aúpa. Vean esto.


En fin, como el final era esperable en una serie sobre circusnstancias reales, no caben sorpresas históricas. Pero puedo afirmar y afirmo que mi vida ha quedado algo vacía no tanto en cuanto a la serie en sí como a algunos de sus personajes, a los que ya sentía como próximos, como si fuesen reales. Debo de estar volviéndome tarumba.


Vídeo del día: 'Hay un hombre en España', ASTRUD


6 comentarios:

eme dijo...

Prefiero esa que dice: "todo nos parece una mierda" Sabes la que digo ¿no?

Nicodemo dijo...

Habrá que consolarse "re-viendo" la serie desde el principio...

Sobrevalorado dijo...

Sí, eme, sé cual dice. ´'Todo...' es mejor canción, sin duda, pero ésta tiene, a mi juicio, el descaro de la originalidad.

Anónimo dijo...

Vi esta serie en DVD hace poco. Y verla sabiendo que George Bush es el que está al frente de todo me provocó no solo nostalgia sino también cabreo. Una ficción muy buena y una realidad muy mala...
West Wing, mi serie favorita. ¿Sorkin? Un fenómeno.

Anónimo dijo...

Sobrevalorado, igual te interesa leer este artículo de The New York Times.
http://www.nytimes.com/2008/10/30/arts/television/30wing.html?scp=1&sq=west%20wing&st=cse

Sobrevalorado dijo...

Gracias por el link. Muy interesante lo que cuenta Eli Attie, que fue escritor de discursos de Gore antes de incorporarse a The West Wing en su recta final.