martes, 7 de octubre de 2008

Te ríes, que no es poco



Lars von Trier es un director del que se pueden decir tantas cosas buenas como malas. Es listo y también listillo, y alterna registros dispares -véase 'Los idiotas', 'Dogville' o 'Bailar en la oscuridad'- a lo largo de una filmografía entre ecléctica y desparramada. Bien, pues el año pasado estrenó 'Direktøren for det hele' ('El jefe de todo esto', a ver si aprenden ustedes danés), de la que me llegó alguna buena referencia y que pude ver junto a G. en la Cineteca chilanga hace unos días.


Un tipo funda una empresa y se oculta tras la figura de un director ficticio para esquivar malos rollos con el personal. Cuando le llega una oferta de compra inbmejorable necesita que el hipotético jefe se haga presente para sancionar el acuerdo. Para ello, contrata a un actor en paro que se ve sumergido en una espiral de enredos realmente hilarante a la que el intérprete contribuye cuando empieza a creerse el papel.


Este argumento, lo sé, parece de una típica comedieta descerebrada made in Hollywood, pero la cinta va impregnada de una mala leche y un sentido del humor a años luz de los estándares habituales. Eso sí, gran parte de la gracia que me hizo puede deberse a que servidor gastaba una resaca de impresión en el momento del visionado, lo que, no sé por qué, me predispone al absurdo.


¿Se nota que el rarito de Von Trier es el responsable? Sí, deja su sello, pero sin resultar irritante as usual. Los encuadres a veces son deliberadamente amateurs, con personajes que salen de cuadro o se quedan a medias y el director no se resiste a aparecer -voz en off mediante- para hablarnos de los mecanisnos de la comedia clásica en tres ocasiones. Sus compatriotas daneses también reciben fuerte y flojo al interponer a unos islandeses en la acción, pero mejor no se lo cuento.


En fin, 'El jefe de todo esto' no cambiará la historia del cine pero el que suscribe se descojonó viéndola. ¿Es eso relevante?, se preguntarán. Sí, responderé. Porque les invito a que apunten en los comentarios las últimas películas que les hicieron reír a carcajadas en el cine. Dado el estado actual y reciente de la comedia, yo no recuerdo ninguna.


Vídeo del día: 'Winter in the Hamptons', JOSH ROUSE


8 comentarios:

xyz dijo...

Desde "aterriza como puedas" no me río. Soy así.

ausente dijo...

No es para provocar, pero una se rió muchísimo en el cine con 'Sexo en Nueva York'. Y mucha gente lo hizo.

el barón rampante dijo...

¿Carcajadas previas a la parida de Von Trier?
"Zohan: licencia para peinar". Nada fina y bastante incorrecta, pero me eché unas buenas risas. ¡Y qué peluquera palestina!
El Chilango le espera de vuelta.

Sobrevalorado dijo...

Gracias a Nicodemo, corrector tipográfico honorario de este blog.

Nicodemo dijo...

El señor "blogspot" (señor Google, concretamente) me ha devuelto la identidad.

Ya no me hará falta firmar.

Lady Byron dijo...

Una es que es muy dada a los dramas: Hace mucho que te quiero, Los girasoles ciegos (que cuando chirría da algo de risa...). La desconocida... Qué le vamos a hacer...

Sobrevalorado dijo...

Mmmmm... hombre, reírse de una peli porque chirría no es a lo que me refería en principio. De ser así, sí que me salen más en los últimos tiempos.

martini dijo...

El gran Lebosky --como se escriba--, o Santi, hace diez años ya.