viernes, 13 de julio de 2007

Perreando



No, este blog todavía no se ha ido de vacaciones, aunque las necesite. Sin embargo, la necesaria adecuación del horario laboral a la idiosincrasia estival comporta una serie de alteraciones en el normal devenir de los acontecimientos. Que estoy un poco perro, vamos..


Además, para cumplir con sus lectores como éstos esperan, servidor se halla inmerso en un proceso de estudio de la vida y obra de los artistas que este fin de semana actúan en el festival Summercase. Es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo.


Pero como no sería justo privarles de mi privilegiado intelecto, les dejo con una reflexión apresurada. Si los poderes públicos se preocupan -lógicamente- por actos individuales de seguridad como ponerse el casco o el cinturón, ¿a qué esperan para acabar con los Sanfermines?


Tema del día: 'Joan of Arc', ORCHESTRAL MANOEUVRES IN THE DARK

7 comentarios:

Amanda dijo...

... ¿ que les pongan multas a los mozos, quiere decir? ¿que les hagan soplar el alcoholímetro? ¿que sólo corran "profesionales"?
O, directamente, que no se celebre más la fiesta y adiós negocio?

neus dijo...

Desde luego, está usted perro, perro, no hace falta que lo jure...no hay más que ver como se ha reducido la extensión de sus escritos...¿se ha replanteado el blog, o es sólo astenia veraniega?

Sobrevalorado dijo...

Mi quierida Amanda: no, me refiero a que, dado que entrañan un grave peligro para la integridad física de los corredores, se prohíban los encierros.

Sobrevalorado dijo...

Mi querida Neus: Además de la pereza propia de estos calores, cuente usted con que un artista se debe a su público. Por tanto, no puede ofrecerle un producto de inferior calidad a la que éste espera.

En esos casos, menos es más.

Amanda dijo...

...dear Sobrevalorado:
no hace falta que le recuerde que los corredores del encierro están ahí porque quieren. Sin poder estar de acuerdo con que "se prohíba" un encierro, podría admitir que se introduzcan restricciones. De hecho, al que no está en condiciones lo sacan de callejón.

¿Prohibiría usted también las carreras de cches, de motos, de bicis, los conciertos y partidos de fútbol que suponen grandes aglomeraciones, las verbenas de fin de año y de Sant Joan en reductos a petar, los carnavales, las fallas, las procesiones y otras manifestaciones de delirio popular?

¿prohibiría usted el reggae, querido?

Sobrevalorado dijo...

Mi querida Amanda: No me malinterprete; a mí me trae al fresco si a los recios mozos navarros les empitona un morlaco o no.

Lo que constato es la paradoja: Me prohíben ir en moto sin casco, que, al fin y al cabo, es asunto mío, como correr un encierro. Sólo que esto último -he ahí la paradoja- no está penado.

Sea tolerante y abrace el reggae.

Amanda dijo...

...ahá...entendido...
...como el mini casco para el enxeneta...

...a mí, el reggae, ni chus ni mus.. ahí lo dejo vivir. Observe si soy tolerante, querido mío....