lunes, 2 de julio de 2007

Quiero ser como tú



Se suponía que Ciutadans, la novedosa propuesta política destinada a frenar los desmanes del nacionalismo, tenía que diferenciarse como partido de las formaciones al uso, pero como los extremos se tocan, ha acabado coincidiendo con ERC en su querencia a hacer el ridículo en la primera ocasión que se presente.


Ideario al margen, que también tiene su miga, resulta curioso lo poco que ha tardado Ciutadans en pasar del gozo -tres diputados en las elecciones catalanas de otoño- al desamparo actual, donde unos quieren seguir como fuerza estrictamente catalana, otros quieren implantar el mismo modelo en el resto de España y los de más allá quieren articular una formación uniéndose a la plataforma Basta Ya!.


El sábado dio comienzo el segundo congreso de partido, y el informe de gestión del presidente, Albert Rivera, fue rechazado. Normalmente, cuando esto ocurre, el dirigente en cuestión se siente desautorizado y dimite. Bueno, normalmente no, que también está ERC, como ya he apuntado arriba. Pero no, el joven líder optó por plantar cara y presentar su lista a la ejecutiva frente a la lista del sector crítico, que además venía respaldado por los intelectuales que auspiciaron la puesta en marcha de Ciutadans.


Y van los militantes, unos cachondos, los mismos que habían rechazado la gestión de Rivera, y votan su lista por delante de la de los críticos, comandados por Luis Bouza-Brey. Todo ello,además, aderezado con un carnaval organizativo que retrasó el escrutinio de apenas 400 votos durante casi cuatro horas.


Total, que los Arcadi Espada, Xavier Pericay o Albert Boadella, por citar algunos ilustres fundadores, se han quedado con un palmo de narices, y están madurando la posibilidad de que su corriente Regeneración Democrática -un partido que cabe en un taxi y tiene corrientes, qué cosas- tome las de Villadiego y se lance en brazos de Fernando Savater, Rosa Díez y el resto de integrantes de Basta Ya!.


Moraleja: En política, la realidad siempre supera a la ficción. Por eso es tan difícil hacer una buena comedia política.


Tema del día: 'Pure', LIGHTNING SEEDS




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso no es un partido, es una banda. Claro que igual es mejor.

touching the balls dijo...

Y te olvidas de Maragall y su idas de olla. Que eso sí que tenía delito