lunes, 3 de septiembre de 2007

Quiero ser santa (coloma)



Este su blog, en su deseo de acercarles cosas que puedan resultarles más o menos interesantes, se fue de conciertos a Santa Coloma. ¿De qué? De Gramanet. Jua, jua... Lo siento, es que este chiste me puede. Por cierto, los más perspicaces habrán reparado en 'Gramanet' y no 'Gramenet'. Dado que escribo estas líneas en castellano y no tecleo 'London' ni 'München', me parece lógico mantener la misma línea.


Bien, Santa Coloma, decía. Casi 120.000 habitantes, limítrofe con Barcelona y una de las mayores ciudades andaluzas, aunque quede lejos de Despeñaperros. El festival Sintonitzza celebraba el pasado fin de semana su tercera edición coincidiendo con las fiestas locales y ofrecía dos veladas gratuitas con algunos interesantes grupos españoles. Así que allí fuimos.


Un bonito parque, un escenario, una barra, bares de tapas en las proximidades... el evento arrancó el viernes con viento de cola. Aún andaba este relator cenando en una terraza cuando el primer grupo, Wallace y Extraños, abrió fuego. Paladeando un cortado, escuché un par de versiones -Parálisis Permanente y Siniestro Total- que me pusieron de buen humor. El resto del repertorio no lo conocía y dudo que lo vaya a volver a oír.


Ya metidos en harina, salieron a escena Los Tiki Phantoms. Imaginen un cuarteto enloquecido con máscaras de diablito mexicano perpetrando instrumentales de surf music y psychobilly. Sí, resulta divertido, aunque con media horita yo ya tenía bastante. A continuación, el grupo que habíamos ido a ver esa noche, Triángulo de Amor Bizarro.


Si a alguien le extraña ese nombre, es que no conoce la discografía de New Order, aunque probablemente sí haya escuchado -en un anuncio de Volkswagen, por ejemplo- la canción que este trío gallego ha adoptado como apelativo. Lo cierto es que esta joya del pop guarda escasa relación con el sonido tenso y ruidoso de la banda. Algo de The Jesus and Mary Chain, algo de Ride, incluso algo de Surfin' Bichos ahora que he repasado el único disco de los Triángulo. En directo sonaron excitados y excitantes, lo que no está mal para un viernes por la noche. Claro que a su edad...


A Standstill no nos quedamos. Eran las 2 de la mañana, había que regresar a la Ciudad Condal y, sobre todo, no me gusta Standstill. Los he escuchado poco y no me quedan ganas de escucharlos más, lo siento.


El sábado llegamos más tarde y nos perdimos a, ejem, El Guisante Mágico. Con ese nombre, deben de ser la bomba. Bien, un cambio de programación adelantó a Sr. Chinarro, que ya había empezado su actuación. Nada grave, por otra parte, porque era el cuarto concierto del sevillano que veo en seis meses. Todo bien, sí. Las nuevas canciones, que al parecer grabará este otoño, no desmerecen al lado de sus dos últimos trabajos, y el propio Antonio Luque tenía aspecto de haber cenado a gusto y haber bebido aún mejor.


El pase de Big City resultó ¿anodino? Sin pimienta ni sal ofrecieron un bolo correcto pero tendente al bostezo. A la hora de comparar, O. y yo pronunciamos a la vez 'Sunday Drivers', que tampoco se caracterizan por una personalidad arrolladora.


Y el fin de fiesta, por llamarlo de alguna manera, llegó con el Grupo de Expertos SolyNieve. El divertimento paralelo del 'planetario' J y algunos compinches granadinos aportó lo ya escuchado en otras ocasiones: calidez sureña y un sonido a medio camino entre las Alpujarras y el Mississippi.


Tema del día: 'El pulpo', LOS TIKI PHANTOMS

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parto con el titular

touching the balls dijo...

la foto está al revés, ¿no?

Sobrevalorado dijo...

Ante las repetidas dudas que me han sido planteadas, doy fe de que la foto es así. Ésa es su grandeza y su misterio.