viernes, 11 de enero de 2008

Mejor a un bar



Los lectores más fieles y mi madre sabrán ya que quien esto escribe no frecuenta los cines en los últimos tiempos. Los motivos son lo de menos y a ustedes no les interesa mi vida privada, imagino, así que voy a lo que voy. En los últimos dos meses, vía Canal +, he podido ver algunas películas de la temporada pasada -y parte de la anterior- y me reafirmo en mi absentismo. Háganme caso: si salen de casa, vayan a un bar.


'La dalia negra': Cuesta describir este engendro ininteligible, mal escrito y peor interpretado. La novela de James Ellroy, como todas las que ambientó a finales de los 40 en L.A., desprende olor a puro género negro. Seco, duro y directo.


La traslación a la gran pantalla, en cambio, resulta plomiza y alambicada a más no poder. Todo lo contrario que 'L.A. Confidential'. Mención especial para Josh Hartnett, el peor actor desde Keanu Reeves. Habrá además que confirmar que Brian de Palma ya no es lo que era.


'El caso Slevin': De nuevo el seudo intérprete Hartnett en acción, culebreando por la película con uno de los repartos más desaprovechados de la historia del cine. Ben Kingsley, Morgan Freeman y Bruce Willis deambulan por un trama sin pies ni cabeza, cuyo tono oscila -no, da bandazos- entre el thriller y la comedia de enredo.


También luce palmito Lucy Liu, de la que resulta complicado adivinar si es que es tan mala actriz como parece, o son esos rasgos orientales pasados por la cirugía plástica los responsables de esa cara de palo. En cualquier caso, dos horas desperdiciadas de la peor manera.


'El código Da Vinci': "Dioses del averno, acabad con este sufrimiento" pensaba mientras me tragaba uno de las peores largometrajes -porque se hace largo de narices- que he visto en mi vida. En fin, la temática de la novela ya me da risa, pero es que, encima, el film resulta irritante de tan malo que es.


Tom Hanks da la impresión de que pasaba por allí, por no hablar de la nula química con Audrey Tautou. Una de estas pelis de parodias tipo 'Scary movie' creo que se burla de este bodrio; no había necesidad. Con el original ya te partes. Las absurdas vueltas de guión y las tonterías acahacables a que la Edad Media era así son de juzgado de guardia. Si voy al cine y me enchufan esto, armo un escándalo.


'Brokeback mountain': Seré poco original, pero me gustó bastante. A ver, dentro de los límites de una película de un gran estudio deHollywood, pero no insulta la inteluigencia del espectador ni está bañada en azúcar. Tampoco pinta la homosexualidad como ese paraíso que nos estamos perdiendo losa no entendidos, lo que últimamente se agradece.


No ha cambiado mi vida, pero la vi sin mirar el reloj, lo que ya es un avance en estos tiempos que corren. Para que una peli con esa temática le guste a mi madre, algo ha de tener.


Tema del día: 'Más triste es ser como tú', SPUNKY

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya racha, chavalote. Si lo tuyo son los bares

touching the balls dijo...

Se ha muerto Heath Ledger, el de Brokeback mountain. Parece suicidio con pastis