lunes, 19 de noviembre de 2007

Arena y cal



La buena televisión gusta de esconderse en los recovecos de la programación, con lo que hay dos maneras básicas de llegar a ella: los chivatazos y la investigación sobre el terreno. El primer apartado incluye variedades como los amigotes enterados, los foros de internet y la prensa especializada, que fue como llegó quien esto escribe a descubrir Curb your enthusiasm, rebautizada en España con el nombre de su creador y protagonista, Larry David.


Hace años que había oído hablar de las peculiaridades de esta teleserie, en la que el guionista y productor Larry David, creador de la laureada Seinfeld, se encarna a sí mismo en lo que pasa por ser su vida real. Así, el protagonista lleva una vida de estrella del show business en Hollywood mientras se enfrenta a situaciones incómodas y malentendidos que pasan por ser el elemento cómico del asunto.


Estoy desilusionado, porque no me hace nada de gracia. Los embrollos que violentan relaciones me hacen gracia planteados desde una base de comedia, como la citada Seinfeld, donde el personaje de George resulta hilarante porque su mezquindad le lleva a meter la pata. Pero Larry David fuerza las situaciones de un modo que no me llega; como los gags con cámara oculta, vamos.


Lo que sí es gracioso es que esta serie, que empezó a emitirse en EEUU en 2000, llegue ahora a España y por duplicado. Sí, se puede ver en TNT y en La Sexta. Al menos, en esta cadena le han puesto el mismo título que en TNT, no como con la originalmente Entourage, rebautizada como El séquito en Canal +, y a la que la cadena de Emilio Aragón y compañía ha decidido respetar su denominación estadounidense. ¿Respeto idiomático o efectos colaterales de la guerra del fútbol?


Bien, vayamos ahora a los hallazgos casuales. No hay peor hora para programar algo en televisión que el domingo por la noche, rozando la madrugada. Por cuestiones de insomnio ocasional, hace dos semanas comprobé que en Paramount Comedy siguen emitiendo 'La hora chanante' aunque los autores del asunto se mudaran en septiembre a La 2 para perpetrar 'Muchachada nui'.


A su término, me quedé enganchado a la pantalla contemplando las barrabasadas de Dave Chappelle, un showman políticamente incorrecto que hace de la cuestión racial algo de lo que reírse a carcajadas. Chapelle's show dinamita los estereotipos sobre los negros como sólo un negro puede hacer, y sus gags no dejan títere con cabeza.


Alusiones a la política, el sexo, las celebridades o las drogas sazonan un ácido programa que, obviamente, no se puede doblar sin perder la gracia. Las parodias de Chapelle imitando a Prince, Samuel L. Jackson o Rick James son descacharrantes en su versión original, aunque uno no esté muy familiarizado con el referente.


Asimismo, su vocabulario machista, homófobo y racista cuando se burla de las enjoyadas estrellas del hip hop pasa por ser lo más atrevido de la televisión de EEUU. Bueno, pasaba porque tras dos temporadas en antena, Chapelle se fue a Suráfrica en 2005 a encontrarse a sí mismo. No se sabe si lo consiguió, pero regresó y dejó el programa.


Iba a ponerles un clip de youtube, pero no están subtitulados, así que si son ustedes angloparlantes, lo pueden hacer solitos.


Tema del día: 'Superfreak', RICK JAMES

3 comentarios:

Anónimo dijo...

I'M RICK JAMES, BITCH!!!!!!!

touching the balls dijo...

lo vi y un día y me partí la caja

nigga dijo...

www.youtube.com/watch?v=Qu5-mZD7OIc

funny shit