miércoles, 14 de noviembre de 2007

Por delante y por detrás



Tendría que repasar el extracto de la tarjeta de crédito, pero me parece que últimamente gasto más en DVDs musicales que en CDs. Tampoco grandes cantidades, pero algo más al fin y al cabo. El último de estos dispendios es 'Immagine in Cornice', que recoge el tramo italiano de la gira de Pearl Jam del año pasado.


Nunca había sido quien esto escribe demasiado fan de los de Seattle, pero en septiembre de 2006, cuando recalaron en el Pavelló Olímpic de Badalona, allí que me fui a verlos, más por curiosidad que por otra cosa. Salí gratamente impresionado y desde entonces abracé la fe del pearljamismo.


El DVD combina las canciones tomadas de cinco conciertos con los típicos momentos de gira. Estos últimos, en contra de lo que suele ser habitual, resultan tan indispensables como los pasajes en directo. Salvo un par de reflexiones a lo Bono del cantante Eddie Vedder, el resto muestra a unos músicos con casi veinte años de carrera que se llevan sorprendemente bien y, ojo, no han perdido el mundo de vista por el mero hecho de ser estrellas del rock.


Así, un guitarrista sale de su hotel para atender pacientemente a los seguidores que quieren fotos y firmas y luego explica la rabia que le dio en su adolescencia que ¡los Scorpions! le ignoraran en una tesitura similar. Otra escena: el bajista salta una valla y se cuela en una pista para skaters para ejercitarse con su tabla y desconectar.


Mi favorita, no obstante, recoge al cantante y al teclista en una iglesia -quizás la catedral- de Pistoia, una pequeña ciudad en la que tocan en una plaza medieval al aire libre. El director de la escuela de música local pondera las virtudes de los órganos hechos en la población e invita al pianista de la banda a probar el de ese templo. La cara del veterano rockero después de interpretar una pieza en tan venerable instrumento es la de haber alcanzado el nirvana.


Bien, ya ha quedado claro que no inspiran rechazo como personas. Como artistas, tampoco. Pearl Jam son una apisonadora de rock clásico en directo, con algunas canciones enormes y una energía encomiable. Lo único que me echa un poco para atrás es un solo de guitarra larguísimo y otro a continuación de batería en 'Even flow', uno de mis temas favoritos.


Cuando aflojan, también exhiben poderío y maestría, como en 'Betterman'. Sin embargo, mi momento nescafé particular es 'Alive', una de las mejores composiciones guitarreras de las dos últimas décadas. Por cierto, durante esta canción, Vedder corre por el escenario y se pega un hostiazo de padre y señor mío. Les honra no haberlo quitado.


Y no les desvelo más. Sí, ya sé que no es como una película, pero un concierto -aunque falseado- también tiene subidas y bajadas, clímax y todo eso. Bueno, la última: el último bis -no se pierdan cómo se deciden cada noche- es el 'Rockin' in the free world' de Neil Young.


Tema del día: 'Alive', PEARL JAM

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen grupoo y mejor directo

josefina dijo...

Hace mucho que no los escucho. Quiero decir, con la devoción de antaño. Gracias por recordarme lo fantásticos que son.

hostiamor dijo...

Para mí el peor grupo de la historia es La oreja de Van Gogh. La canción que más me cansa es el We are the champions de Queen.
No por la canción en sí sino por el abuso que se hace de ella. Anuncios de la Jean Bouin, victoria de la Champions, ascenso de la Pobla de Mafumet ...
Si The final countdown te parece un bodrio, fliparías con la versión de Gigatron.

And he who forgets will be destined to remember.

hostiamor dijo...

Joder, estoy hecho un visionario. Voy a comentar que tampoco me gusta Ángel Acebes a ver si hay suerte y lo perdemos de vista también.

Sobrevalorado dijo...

Hostiamor, tenga la bondad de comprarme la lotería de navidad